Gina Murillo

Ser o Parecer

Entrada de blog

Vivir y no sólo imaginar

La vida, esa compañera invisible que me avisa que vivir es un verbo de acción. Me avisa, que es un viaje incesante, con numerosas escalas.

Es ella, la vida, la que me comunica que mi relación, mi fuerza, en definitiva, mi existencia, tengo que vivirla y no sólo imaginarla. Esas escalas, son las que me enseñan que la alegría es una buena compañía, es ella la que me proporciona sensaciones de bienestar, de paz, de sosiego, de armonía.

Esas paradas me recuerdan que mi vida no depende de si alguien viene o se va; me recuerdan que el único protagonista de mi vida soy yo. Me recuerdan que tomar el riesgo de ser yo misma es apasionante. Me recuerdan que el desafío de la reinvención proporciona un subidón de adrenalina que me hace vibrar. Me recuerdan al fin, que soy yo la única propietaria de esa llave mágica, capaz de abrir todas las estancias de mi existencia, y que por nada del mundo puedo dejarla escapar.

Es mi compañera invisible, la vida, la que se desgañita avisándome de que todos los trayectos de ese viaje incesante, tienen un gran interés, pero que algunas veces mi sordera interior, no me permite escucharla y los paso por alto. Sin embargo, otras resuena como un eco en mi interior, evocando a mi poder de decisión: elijo vivir por y no por casualidad. Elijo hacer cambios en lugar de tener excusas. Elijo estar alegre y no amargado. Elijo autoestima y no victimismo.

Ese viaje a través del aprendizaje, en el que guardar el equilibrio, ayuda a soportar sin sobresaltos los contratiempos y enigmas cotidianos, en el que las respuestas, presumiblemente, caen a cuentagotas. En ocasiones, ese dosificador te hace recapitular e invocar a la paciencia. Una lección que tenemos que aprender desde el inicio de nuestros días… Practicarla cuesta o suyo.

Ese goteo lento de respuestas que te indican que, aunque digamos que estamos motivados para hacer un cambio, ello no significa que el cambio se produzca inevitablemente. Tenemos que encomendarnos a la infalible, costosa e ignorada… Perseverancia.

La vida, esa compañera invisible…

Te dejo una reflexión de Oscar Wilde:

“Es mejor ser protagonista de la propia tragedia que espectador de la propia vida”

https://www.youtube.com/watch?v=7hcjNqEhA3w

 Fragmento de mi libro ¿Esperar qué? Si todo está en ti

De venta en Amazon.es; Amazon.com

Un saludo

Gina Murillo

 

Leave a Reply

Gina Murillo, el arte de la comunicación no verbal