Somos actores constantemente en escena

Somos actores constantemente en escena

Somos actores constantemente en escena…

A todos nos gustaría tener una mayor influencia sobre los demás para poder lograr nuestros objetivos… “somos actores, constantemente en escena”.

También nos encantaría saber lo que piensan los demás de nosotros y sus intenciones. Aunque no podemos leer la mente, ni es deseable, sí tenemos conocimientos suficientes para mejorar nuestra comunicación no verbal, pieza fundamental para alcanzar nuestros objetivos y lograr una mayor satisfacción y como consecuencia un mayor grado de felicidad.

La forma de entender y utilizar estos conocimientos, también son determinantes para elegir una forma de vivir. Es fundamental mantener una actitud positiva, honesta, generosa hacia los demás. Por esta razón es tan importante comunicarse bien y por supuesto leer correctamente lo que comunica los demás.

Las palabras silenciosas (C.N.V.) son una buena herramienta para poder interpretar nuestro lenguaje corporal, como así también la de los demás a través de:

  • La expresión facial
  • Gestos
  • Miradas
  • Sonrisas
  • Actitud corporal
  • Voz: tonos y ritmos

Y estas herramientas las podemos utilizar en lo laboral, social, en el trato con amigos, conocidos, también en el vínculo más íntimo, en el cual podemos detectar mediante observación, cambios de actitudes, de comportamientos, para mejorar nuestras relaciones. Es obvio que dominar el lenguaje de las palabras silenciosas otorga beneficios como: lograr posicionamiento positivo; comunicar ideas con más fuerza; ganar influencia; evitar ser dominado; negociar con confianza…

Aunque el tema es largo y complicado, intentaré despertar el gusanillo, hablando hoy del primer punto:

La expresión facial es uno de los principales puntos focales para su interlocutor. Se sabe que un gran porcentaje de la atención se centra en el rostro, y éste es un escenario lleno de actores: los ojos, los labios, el ceño (frente) las cejas. Todo esto se confabula para bien o para mal, en la comunicación no verbal.

Esta comprobado que cuando hay disonancia e incongruencia entre lo que una persona dice y lo que expresa a través de las palabras silenciosas, se genera confusión o peor aún, se le hace más caso a lo que hace con sus gestos o pose a lo que dice. Por ejemplo, cuando una madre regaña a su hija que acaba de embadurnarse todo un pintalabios sobre la cara, diciéndole: qué barbaridad “la próxima vez que lo hagas te castigo”, pero el rostro de la madre muestra una sonrisa complaciente, (como suele pasar), la niña percibirá que “hizo gracia” con su travesura y probablemente repetirá su acción.

Las expresiones faciales, tienen un alto grado de interés en la comunicación no verbal, ( la mayor  parte de las veces, actúan desde el plano del subconsciente) para el interlocutor. Por medio de la posición de las cejas, la inclinación de la cabeza o cuán abiertos o cerrados  estén los ojos en un momento de la conversación se estará comunicando diferentes mensajes. Por ejemplo abrir un poco los ojos ante una información “novedosa” que traiga el interlocutor, proyectará hacía él una señal de “sorpresa”. Por el contrario cerrar los ojos, achicarlos, podría proyectar la sensación de “tengo dudas, no le estoy creyendo”.

¿Es realmente la cara el espejo del alma? ¿Las expresiones faciales se aprenden o son innatas en todos los seres humanos y culturas?

Paul Ekman, gran experto en comunicación no verbal, ha pasado más cuarenta años investigando las expresiones faciales y las emociones humanas y ha logrado responder a estas preguntas.

Las conclusiones son claras: las expresiones de alegría, tristeza, ira, sorpresa, asco, miedo y desprecio, son universales, independientemente a la sociedad a que se pertenezca. El resto de los gestos son aprendidos.

En este enloquecedor escenario que es la vida, conviene aprender rápidamente a distinguir lo real de lo ficticio, al que es, o parece, en fin emprender la gran aventura interior de ser o parecer.

Un saludo
Gina Murillo

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Oda a la duchaLa imaginación & La creatividad