Gina Murillo

Ser o Parecer

Entrada de blog

¿Soledad, aislamiento, almas solitarias?

¿Soledad, aislamiento, almas solitarias?… La soledad, a veces, tiene matices inesperados.

¿La soledad, es una situación, un sentimiento? El concepto habla de un sentimiento o estado subjetivo, ya que existen distintos grados o matices de soledad que pueden ser percibidos de distintos modos según la persona.

El concepto habla de que en principio, la soledad absoluta no existe. Siempre hay alguna persona con quien se mantiene una cierta cercanía, ya sea física o emocional.

La soledad no es lo mismo que el aislamiento. Tomar la decisión de estar separado del mundo que te rodea, apartarse de la comunicación; abstraerse de la realidad de la mente, aislarse de los sentidos, sentimientos propios y ajenos es algo muy diferente. Decidir no mantener relaciones de amistad, familiar, amorosa… Puede convertir tu vida, es un estado ciertamente doloroso.

En cambio, la soledad es un estado saludable, eufórico, propicio para escuchar lo que dice tu yo auténtico. Esa relación de soledad que uno mantiene consigo mismo y que en ocasiones, te permite sacar la vena filosófica, poética que cada uno de nosotros llevamos dentro.  Allá voy…

He aprendido a conversar con mi soledad, es mi fiel compañera.

Nunca la siento apática, impasible, displicente, indolente, al contrario, siempre me hace vibrar.

En ocasiones, su ironía, me provoca sonoras carcajadas; en otras la nostalgia cubre su rostro, y en muchas me comprime el corazón.

Pero su complicidad me acompaña. Mi amiga Soledad, es la gran aliada de mi vida.

Con esta nueva amiga, comencé mi periplo a través de los sentimientos. Esos sentimientos que deje guardados demasiado tiempo en un diminuto rincón de mi corazón.

Mi amiga Soledad, sabe todo de mí. Mi amiga Soledad no me juzga, me acepta y respeta mis silencios.

Nunca dije: “quiero estar sola”. He dicho: “quiero estar en paz”… Hay una gran diferencia.- G. Garbo

https://www.amazon.es/gp/aw/d/B0112S0BIE…

Un saludo

Gina Murillo

Leave a Reply

Gina Murillo, el arte de la comunicación no verbal