La intuición y la curiosidad: antídoto de la rutina, costumbre, aburrimiento, tedio

  • La intuicion 1
  • La intuicion 2
  • La intuicion 3
  • La intuicion 4
  • La intuicion 5

La intuición y la curiosidad: antídoto de la rutina, costumbre, aburrimiento, tedio

La primera y más simple emoción que descubrimos en la mente humana es la curiosidad.

La curiosidad es una fuerza impulsora de la inteligencia, es la tendencia a explorar, experimentar e indagar algo que se considera nuevo. Es un instinto natural ventajoso para la supervivencia, para la reinvención, ya que empuja a buscar información y a interactuar. La curiosidad facilita la creatividad, la intuición, el conocimiento de sensaciones, emociones, sentimientos, actitudes, de uno mismo y por consiguiente de nuestros semejantes.

La curiosidad,  es la que nos lleva a  experimentar, aventurar nuevas sensaciones que vamos adosando al bagaje personal. Es un gran valor, abre puertas a la vida.

En ocasiones por miedo rechazamos este valor. Nos resistimos a abrir los ojos y mirar lo que ocurre a nuestro alrededor, quizá sentimos reparo a fracasar, a saber más sobre algo que intuimos nos va a dañar. A veces, simplemente, sentimos recelo a descubrir nuevos sentimientos, emociones, actitudes, sueños, caminos, que nos hagan emprender otras rutas y alejarnos del rebaño.

Pero sin lugar a dudas, sin la curiosidad, muchas de las cosas que hoy día conocemos, y facilitan nuestra vida cotidiana, jamás hubieran existido.

La curiosidad, es mi fiel compañera de vida. Mi última curiosidad fue adentrarme en la enigmática y solapada en ocasiones, sincera y franca en otras, y siempre fascinante comunicación humana.

Soy de la opinión que las palabras en ocasiones, caen en el olvido, se las lleva el viento; son los gestos, las miradas, sonrisas, sensaciones, emociones las que perduran en el tiempo y las que nos llevan a recordar un momento u otro. Es por ello por lo que, en mi opinión, la valiosa curiosidad me llevó a estudiar más a fondo la comunicación no verbal, esas palabras silenciosas que suben de volumen, alterando y dejando al aire emociones, sensaciones, sentimientos, actitudes.

Mi intención con esta entrada, es alimentar vuestra curiosidad hacía el fascinante mundo de la comunicación no verbal.

Curiosamente hablar de C.N.V. en la escritura parece llamativo, pero todos sabemos que una simple nota, un correo electrónico, carta, un post en facebook o twitter, pueden transmitir ironías y ciertas entonaciones, similares a las que se pueden hacer de forma verbal. Tan simple como usar mayúsculas, itálica o subrayado, determinan un modo de matizar o remarcar la importancia de lo que queremos comunicar.

La curiosidad de descifrar el poder y la fuerza de los gestos, también puede ser de gran utilidad, en todos los campos de nuestra vida. Por ejemplo:

Los brazos cruzados, nos hacen percibir, cierta actitud a la defensiva, o  al pasar los brazos por detrás de la cabeza, estamos diciendo más o menos “necesito una siesta”

Las manos, son otro punto del cuerpo que dicen mucho de nosotros, por ejemplo:

Las manos frotándose con las palmas, aparentan impaciencia, deseo de empezar algo, estado de ánimo eufórico, deseos de conseguir lo que llevamos en mente.

Las manos que se “enjabonan”, las que frotan una a la otra (como enjabonándose), indican desconfianza, susceptibilidad, cierto escepticismo.

Las manos entrelazadas por los dedos, indican tranquilidad, receptividad, estado de ánimo relajado.

Las manos que juegan con un clip, bolígrafo… denotan cierto grado de intranquilidad, nerviosismo.

Las manos en el bolsillo: desconfianza, distancia, timidez.

La sonrisa y la mirada, abre o cierra puertas. La mirada directa, franca, junto con la sonrisa natural, predisponen a nuestro interlocutor. Mejora sin lugar a dudas la comunicación, nos hace cercanos, cordiales, asequibles.

La comunicación no verbal aclara, despeja dudas, cuando a nuestro entender no hay congruencia entre lo que oímos de las palabras que salen de la boca de nuestro interlocutor  y lo que sus gestos, miradas, expresiones… nos hacen percibir. A veces las palabras dicen una cosa, y los gestos comunican otra bien distinta.

Espero con estos simples ejemplos y seguramente conocidos por vosotros, haber alentado vuestra curiosidad por conocer mejor, el significado de las palabras silenciosas, que junto con la imagen, reflejan de alguna manera, rasgos importantes de nuestra personalidad.

¿Ser o Parecer? La vida es un largo camino para cambiar de parecer

Un saludo

Gina Murillo

2 Comments

  • Cuca Maiques on 22 mayo, 2014

    Gina me encanta leer tus reflexiones…

    • Gina Murillo on 4 junio, 2014

      Queridisima Cuca, a mi me encanta más que las leas. Gracias por dedicarme tu tiempo. Un abrazo

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Gina Murillo, el arte de la comunicación no verbal

Edición tapa blanda EUR 9,83
Edición Kindle $2.99
 

¿Esperar qué? Si todo está en ti: Comunicación no verbal. Emociones [Tapa blanda]

Gina Murillio Benedicto (Autor)

 

Reseña del editor

Yo con éste, mi nuevo libro: ¿Esperar qué? Si todo está en ti, he intentado entreabrir un resquicio hacia mi interior, profundizar, analizar, los secretos que la comunicación no verbal nos grita a voces, y como no, hacerme reflexiones en voz alta, no carentes de interrogantes. No me preguntes ¿por qué?, pero parece ser que es éste, mi signo ortográfico favorito. Bueno, quizá sea porque me encanta el reto, la magia de las emociones propias y ajenas. Me encanta la curiosidad, es ella, la que alerta mi imaginación; la que se encarga de comunicarme que la vida está en constante movimiento. Quizá sea ella, la curiosidad, la que curiosamente revela que cada uno actúa de un modo diferente ante la misma circunstancia. La que
me lleva a observar, a pensar, que nadie es raro. Probablemente porque cada uno de nosotros somos únicos. Quizá, sea ésta otra razón, la que me lleve a obtener como respuestas, más interrogantes en este incesante viaje, cuyo destino, la vida, en sus numerosas escalas, te avisa de que vivir es un verbo de acción. Asimismo, te comunica que tu relación, tu fuerza, en definitiva, tu existencia, hay que vivirla y no sólo imaginarla. Esas mismas escalas, son las que te enseñan, que la alegría es una buena compañera y que es su compañía, la que te proporciona sensaciones de bienestar, de paz, de sosiego, de armonía. Esas paradas, te recuerdan que tu vida no depende de si alguien viene o se va; te recuerdan que el único protagonista de tu vida eres tú. Te recuerdan que tomar el riesgo de ser tú mismo es apasionante. Te recuerdan que el desafío de la reinvención proporciona un subidón de adrenalina que te hace vibrar. Te recuerdan al fin, que tú eres el único propietario de esa llave mágica, capaz de abrir todas las estancias de tu existencia, y que por nada del mundo puedes dejarla escapar. Esas señales, esas voces que se desgañitan avisándote –avisándome– de que todos los trayectos de tu vida tienen un gran interés, pero que algunas veces mi sordera interior, no me permite escucharlas y los paso por alto. Sin embargo, otras, resuenan como un eco en mi interior, evocando a mi poder de decisión: elijo vivir por y no por casualidad. Elijo hacer cambios en lugar de tener excusas. Elijo estar alegre y no amargado. Elijo autoestima y no victimismo. Ese viaje a través del aprendizaje, en el que guardar el equilibrio, ayuda a soportar sin sobresaltos los contratiempos y enigmas cotidianos, en el que las respuestas, presumiblemente, caen a cuentagotas. En ocasiones, ese dosificador te hace recapitular e invocar a la paciencia. Una lección que tenemos que aprender desde el inicio de nuestros días… Practicar la paciencia cuesta lo suyo. Ese goteo lento de respuestas que te indican que, aunque digamos que estamos motivados para hacer un cambio, ello no significa que el cambio se produzca inevitablemente. Tenemos que encomendarnos a la infalible, costosa e ignorada… Perseverancia. Cuando creí que tenía respuestas, hallé en ellas más preguntas… ¿A ti no te pasa también? ¿Esperar qué? Si todo está en ti.

Biografía del autor

Nacida en Valencia, España. Universidad de Valencia. Dedicada al mundo de la moda , la imagen y venta en una cadena de boutiques. Actualmente, impartiendo cursos dedicados al estudio de la comunicación personal, como método para lograr un mayor conocimiento y desarrollo en el ámbito personal, social y professional. Gina Murillo 2014


 

La frustración: una emoción que perjudica seriamente la comunicación no verbalEl escaparate: una ventana sigilosa, silenciosa capaz de generar sensaciones