Gina Murillo

Ser o Parecer

Entrada de blog

La sonrisa… Todo un arte

 Paul Ekman, experto en las emociones humanas, identificó dieciocho tipos de sonrisas, pero vamos a hablar de las siete más representativas:

1/ La sonrisa sincera, llamada también “sonrisa de Duchenne” es la sonrisa sincera espontánea que se suscita cuando algo nos estimula emociones de alegría, diversión, felicidad. Esta sonrisa no es fácil de fingir ya que se trata de una contracción de los músculos: se elevan las mejillas y las patas de gallo hacen acto de presencia.

2/ La sonrisa amortiguada, esta sonrisa también habla de sentimientos positivos aunque trata de disimular su viveza. Se aprieten los labios, se estiran las comisuras de los mismos y también aparecen las patas de gallo.

3/ La sonrisa falsa, su objetivo principal es camuflar las emociones auténticas, las emociones puras. Se pretende con ello convencer a otra persona de que sentimos una emoción positiva, aunque en realidad no sea así. Se trata de una sonrisa mentirosa.

4/ La sonrisa burlona, conocida también como la “sonrisa Chaplin”, es una sonrisa sutil ingeniosa. Los labios se elevan en un ángulo muy pronunciado.

5/ La sonrisa desdeñosa, suele reducirse a un solo lado de los labios. La solemos utilizar cuando tenemos un sentimiento de menosprecio por alguien o algo.

6/ La sonrisa temerosa, en este tipo de sonrisa no hay emoción positiva en su expresión. Los labios quedan en posición rectangular

7/ La sonrisa triste, deja al aire emociones negativas, no se pretende con ella, ocultar la adversidad, la infelicidad.

Los silencios de las sonrisas, hablan. Hacen subir inevitablemente el volumen de las palabras silenciosas, las mismas que mantienen siempre una profunda conversación con nuestras más íntimas emociones.

¿Por qué es tan importante sonreír y que te sonrían?

Daniel Goleman, escribiendo sobre la inteligencia emocional dice: “las sonrisas tienen una ventaja por encima de todas las expresiones emocionales: el cerebro humano prefiere rostros felices, los reconoce más rápidamente que aquellos con expresiones negativas, un efecto conocido como la “ventaja del rostro feliz”

 La mueca innata, pura, espontánea, sincera, franca, que sin que nadie nos haya enseñado, usamos en nuestros primeros días de vida, es lo que llamamos sonrisa. La sonrisa en estado puro denota alegría, simpatía felicidad. Atrae la sonrisa de los demás y serás un foco de atención, es lo que todos hemos experimentado en nuestros indicios. Es lo que podemos denominar “ser sonrientes”. Más tarde, cuando nuestras herramientas se empiezan a contaminar, la sonrisa pierde su significado puro de “ser”, a “parecer” que es sonriente. La sonrisa tiene muchas lecturas en la comunicación no verbal, cuando pierde su espontaneidad.

“Es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa, que con la punta de la espada”.

- William Shakespeare.

Fragmento de mi libro ¿Esperar qué? Si todo está en ti

A la venta en Amazon.es; Amazon.com

Esperar que

Un saludos

Gina Murillo

Leave a Reply

Gina Murillo, el arte de la comunicación no verbal