La monotonía…

La monotonía…

Se acicalaba con la monotonía, cubría su alma con el elegante disfraz de la rutina imposibilitando gozar de lo que acontecía alrededor.
Los sueños frustrados se apoderaron de una vida cargada de sorpresas.
En cierto modo, las sorpresas están llenas de vacilaciones, dudas, equivocaciones y la monotonía nos deja la mente en blanco, nos aporta la comodidad de no tener que dar respuestas ¿quizá sea ése el motivo por lo que se convierte en adictiva?
Nos negamos las preguntas, las conversaciones se convierten en superficiales, nos da miedo profundizar por si nuestro cerebro reacciona ante la monotonía y nuestro corazón late acelerado…
Nos decantamos por esa apatía aburrida que no altera el pulso, que mantiene el alma dormida y el cerebro invernado…
Pero cómo es posible aceptar la monotonía… no hay un solo amanecer u ocaso monótono, cada uno de nosotros somos una obra de arte única.
En la naturaleza, en la vida, todo es variación, vibración; viento, sol, lluvia; alegría, pena, salud, enfermedad…
No hay ni un solo instante en nuestra existencia que pueda provocar monotonía, tedio, aburrimiento…
¿Por qué no dejamos ese elegante disfraz de la monotonía en un lugar inaccesible y nos acicalamos con lo que nuestro interior nos sugiere? IDEAS, CURIOSID, ALEGRÍA, DIVERSIDAD, RISAS, LLANTOS…
¿Por qué no dejar que nuestro corazón lata con la ilusión de lo diferente que nuestro cerebro despierte, en fín, que nuestra alma goce?

Un saludo

Gina Murillo

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La mirada y su atracción…Las pinceladas del artista Nacho Murillo