La frustración: una emoción que perjudica seriamente la comunicación no verbal

  • Frustracion 5
  • Frustracion 4
  • Frustracion 3
  • Frustracion 1
  • Ser o parecer la decepcion

La frustración: una emoción que perjudica seriamente la comunicación no verbal

La frustración: una emoción que perjudica seriamente la comunicación no verbal

¿Cuántas veces hemos esperado, inútilmente, recibir respuesta a un amor, una amistad, un deseo ferviente de nuestra alma? Nuestro YO Generoso

¿Cuántas veces hemos trazado caminos, rutas, ideas… que van directamente al corazón, sin pasar por el pensamiento o la razón? Nuestro YO Ideal

¿Cuántas veces hemos querido tirar los dardos y alcanzar siempre el diez en la diana? Nuestro Super YO

Si te encuentras en una situación en la que tu deseo, meta, objetivo, amor, generosidad… no se cumplió la frustración aparecerá en tu vida. Nuestro YO Real.

La frustración es una emoción, relacionada con la ira, decepción y tristeza y estos sentimientos tienen algo en común, que no entienden de culturas, razas, lenguas, estatus social… Los gestos, expresiones faciales,  posición corporal, tonos de voz y su interpretación, va componiendo la imagen que proyectamos al exterior.

¿Es realmente la cara el espejo del alma? ¿Las expresiones faciales se aprenden o son innatas en todos los seres humanos?

Paul Ekman, gran experto en comunicación no verbal, ha pasado más de cuarenta años investigando los gestos faciales y las emociones humanas y ha logrado responder a la eterna cuestión.

Las conclusiones son claras: las expresiones de alegría, tristeza, ira, sorpresa, asco, miedo y desprecio, son universales, independientemente a la sociedad o cultura a la que se pertenezca. El resto de los gestos son aprendidos.

Paso a haceros una descripción básica de la ira, decepción y tristeza:

Ira: es la emoción más peligrosa para los demás, porque puede generar violencia.

La mirada es fija, ojos feroces y  las cejas juntas. Tendencia a apretar la mandíbula y en ocasiones enseñar los caninos. Puños cerrados y el tono de voz cambia sus matices y altera el volumen. Cerrar el puño para contener la rabia

La tristeza (pena): es una gestualidad muy duradera. Caen los párpados y el ángulo de las cejas se eleva. Además el entrecejo se arruga y los labios se estiran horizontalmente.

La decepción: ligera contracción del músculo que frunce la nariz y estrecha los ojos, la comisura del labio está más tensa y algo elevada.

Cada gesto, cada mueca, cada movimiento de la cara o el cuerpo, pueden expresar y comunicar y no debemos olvidar, que somos actors, constantemente en escena.

¿Qué hacer con estos gestos, emociones, sentimientos, actitudes que provoca la frustración?

¿Qué opciones tenemos para combatir la frustración del YO Generoso, el Yo Ideal, el Super Yo y hacer más caso al Yo Real?

1ª Opción:

¿Identificarla?

¿Experimentarla?

¿Conocerla y domarla para fortalecerte?

¿Convertirla en aliada, para conseguir el éxito, a base de mejorar el esfuerzo, práctica o la capacidad para  generar otras alternativas?

2ª Opción:

¿Experimentarla?

¿Dejar que domine tu vida?

¿Quedarte estático?

¿Convertirla en tu enemiga y sentirte víctima de las circunstancias?

Diferentes opciones, diferentes caminos, diferentes visiones… Tú decides

|  “No llores porque no lo conseguiste, sonríe porque sucedió y hubo algo que aprendiste”

¿Ser o Parecer? La vida es un largo viaje para cambiar de parecer

Un saludo

Gina Murillo

6 Comments

  • Zoraida de Verastegui on 31 mayo, 2014

    UNA VEZ MÁS, LOS FELICITO POR ESTE ARTÍCULO CON EL CUAL ME IDENTIFIQUÉ, POR QUE MUCHAS VECES ME SENTÍ ASÍ, EN LOS AÑOS DE MI ADOLESCENCIA, Y LE DOY GRACIAS A DIOS, POR LA VIDA, Y LA OPORTUNIDAD DE CONOCERME A MI MISMA, UN AMIGO ME DECÍA ESTAS PALABRAS… AL MAL SE LE SACA PROVECHO. PIÉNSENLO

    • Gina Murillo on 4 junio, 2014

      Muchas gracias Zoraida. Me han gustado mucho sus reflexiones. Espero que la vida le sonría.

  • Rebeca on 5 junio, 2014

    Habrá que buscar las herramientas para mantener a raya la frustración… Respirar hondo, escucharse a uno mismo, saber decir «no», pasear, nadar, mirar a los niños jugar, no tomarnos tan en serio a nosotros mismos… Y, por supuesto, perserverar. Como siempre, me ha encantado el artículo. Gracias Gina.

    • Gina Murillo on 5 junio, 2014

      Gracias Rebeca por tu interesante comentario, has nombrado la gran palabra «perseverar» . Gracias de nuevo por dedicarme tu tiempo.

  • Àngels de la Torre Vidal on 12 mayo, 2015

    Me ha encantado porque son reflexiones que de tan obvias, olvidamos. Vale la pena pararse a pensar en estas cosas que nos regalas cada día. Gracias

    • Gina Murillo on 12 mayo, 2015

      Muchas gracias Ángels por tu cariñoso y motivante comentario. Hasta pronto

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Gina Murillo, el arte de la comunicación no verbal

Edición tapa blanda EUR 9,83
Edición Kindle $2.99
 

¿Esperar qué? Si todo está en ti: Comunicación no verbal. Emociones [Tapa blanda]

Gina Murillio Benedicto (Autor)

 

Reseña del editor

Yo con éste, mi nuevo libro: ¿Esperar qué? Si todo está en ti, he intentado entreabrir un resquicio hacia mi interior, profundizar, analizar, los secretos que la comunicación no verbal nos grita a voces, y como no, hacerme reflexiones en voz alta, no carentes de interrogantes. No me preguntes ¿por qué?, pero parece ser que es éste, mi signo ortográfico favorito. Bueno, quizá sea porque me encanta el reto, la magia de las emociones propias y ajenas. Me encanta la curiosidad, es ella, la que alerta mi imaginación; la que se encarga de comunicarme que la vida está en constante movimiento. Quizá sea ella, la curiosidad, la que curiosamente revela que cada uno actúa de un modo diferente ante la misma circunstancia. La que
me lleva a observar, a pensar, que nadie es raro. Probablemente porque cada uno de nosotros somos únicos. Quizá, sea ésta otra razón, la que me lleve a obtener como respuestas, más interrogantes en este incesante viaje, cuyo destino, la vida, en sus numerosas escalas, te avisa de que vivir es un verbo de acción. Asimismo, te comunica que tu relación, tu fuerza, en definitiva, tu existencia, hay que vivirla y no sólo imaginarla. Esas mismas escalas, son las que te enseñan, que la alegría es una buena compañera y que es su compañía, la que te proporciona sensaciones de bienestar, de paz, de sosiego, de armonía. Esas paradas, te recuerdan que tu vida no depende de si alguien viene o se va; te recuerdan que el único protagonista de tu vida eres tú. Te recuerdan que tomar el riesgo de ser tú mismo es apasionante. Te recuerdan que el desafío de la reinvención proporciona un subidón de adrenalina que te hace vibrar. Te recuerdan al fin, que tú eres el único propietario de esa llave mágica, capaz de abrir todas las estancias de tu existencia, y que por nada del mundo puedes dejarla escapar. Esas señales, esas voces que se desgañitan avisándote –avisándome– de que todos los trayectos de tu vida tienen un gran interés, pero que algunas veces mi sordera interior, no me permite escucharlas y los paso por alto. Sin embargo, otras, resuenan como un eco en mi interior, evocando a mi poder de decisión: elijo vivir por y no por casualidad. Elijo hacer cambios en lugar de tener excusas. Elijo estar alegre y no amargado. Elijo autoestima y no victimismo. Ese viaje a través del aprendizaje, en el que guardar el equilibrio, ayuda a soportar sin sobresaltos los contratiempos y enigmas cotidianos, en el que las respuestas, presumiblemente, caen a cuentagotas. En ocasiones, ese dosificador te hace recapitular e invocar a la paciencia. Una lección que tenemos que aprender desde el inicio de nuestros días… Practicar la paciencia cuesta lo suyo. Ese goteo lento de respuestas que te indican que, aunque digamos que estamos motivados para hacer un cambio, ello no significa que el cambio se produzca inevitablemente. Tenemos que encomendarnos a la infalible, costosa e ignorada… Perseverancia. Cuando creí que tenía respuestas, hallé en ellas más preguntas… ¿A ti no te pasa también? ¿Esperar qué? Si todo está en ti.

Biografía del autor

Nacida en Valencia, España. Universidad de Valencia. Dedicada al mundo de la moda , la imagen y venta en una cadena de boutiques. Actualmente, impartiendo cursos dedicados al estudio de la comunicación personal, como método para lograr un mayor conocimiento y desarrollo en el ámbito personal, social y professional. Gina Murillo 2014


 

Burbuja: en sentido figurativo es la situación de la persona que se aisla del mundo que le rodeaLa intuición y la curiosidad: antídoto de la rutina, costumbre, aburrimiento, tedio