La duda…

La duda…

A menudo, es el nivel de la duda el que delimita la frontera entre no actuar o poner en riesgo lo que va a suceder…

El querido, amado, temido, odiado, arduo, frágil… poder de decisión

Aumentar la capacidad de imaginar alternativas, es nuestro principal recurso. Quiero imaginar esta alternativa como el Sr. Einstein  “Nada es absoluto todo es relativo”, aunque no nos engañemos, nos paseamos por la vida con la aspiración de poseer las evidencias, certidumbres, certezas con las que convencer al resto… Pero, ¿alguna vez te has puesto a pensar que tus certezas, evidencias, certidumbres, no tienen por qué coincidir con las de los demás?… Creernos los amos de la verdad, obviando los diferentes puntos de vista…

¿Blanco o negro? A veces, las decisiones que tenemos que tomar son tan antagónicas que comenzamos a usar alegorías de más trascendencia, bien o mal y cómo esa determinación afectó, afecta y afectará a nuestras vidas. Pues bien ese punto de enfoque más trascendental dejamos de enfocarlo desde un plano meramente visual y lo orientamos bajo la visión subjetiva.

En clara diferencia de lo objetivo, lo subjetivo depende de la percepción personal. Subjetivo de identifica como algo propio del modo de pensar o de sentir de una persona. Cuando se habla de que algo es subjetivo, se hace referencia a una opinión que no puede ser aplicada de un modo absoluto, total, ya que depende de la percepción de los sentidos y la valoración e interpretación que una persona le puede dar.

Es en este punto donde la frase “Nada es absoluto” cobra más fuerza. Las certidumbres, las evidencias, las certezas, van a subordinarse a los vínculos, a los lugares, a las emociones, en definitiva a los sentimientos, que en ocasiones, aunque se realice un gran esfuerzo por reconducirlos, suelen tener voluntad propia y llevan a las situaciones más inesperadas. Esas mismas capaces de poner en riesgo lo que va a suceder…

Porque todo cambia en el paseo por la vida “Nada es absoluto”. El cambio de ruta es una constante, la transformación de sus caminos, en ocasiones nos conduce a un camino sin retorno.

Nada es certidumbre, evidencia, certeza. La decisión, el punto de vista está formado por un «todo» que a su vez lo sacian dosis de “algo”

Como conclusión, los nada, los algo, los blancos o negros están en constante vibración… Las circunstancias, los estados de ánimo, son pasajeros de un camino inestable, inseguro, incierto. El blanco o negro está supeditado a miles de variantes…

“En una bandada de blancas palomas, un cuervo negro añade más belleza incluso que el candor de un cisne”

Giovanni Boccaccio

Un saludo

Gina Murillo

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Instantes…Una sugerencia atemporal: «EL BUEN HUMOR»