Instantes…

Instantes…

Tempus fugit… el tiempo vuela, SOMOS INSTANTES

Los instantes, el instante: es un minuto, un segundo, un tris, puede ser una ocasión, una causa, un caso, una chispa.

A veces estamos tan embelesados, cautivados, inmiscuidos en nuestros propios pensamientos, que nos perdemos instantes, momentos, situaciones, actitudes, curiosidades… que despiertan nuestras emociones, nuestros sentimientos. Aletargan la imaginación, la intuición y sin lugar a dudas la creatividad.

Con frecuencia, dejamos apagar la chispa que nos llevaría a crear instantes, momentos ocasiones… Olvidamos que el tren pasa una vez… hay que estar ágil para de un salto subir a él.

Pasamos por alto instantes…

Como la mirada de un hijo, amigo, compañero que nos observa con sus ojos puestos fijos en nosotros y perdemos el momento, el instante de conexión, a veces tan deseado. Nuestra mirada está perdida, mirando al infinito.

O esa información que ignoramos por hacer oídos sordos.  Posiblemente nos llevaría a recopilar una información interesante,  pero  nuestro radar está fuera de servicio y el instante, la ocasión, el momento, la oportunidad también.

O ese paisaje que nos debería provocar paz, pero estamos tan pendientes de las imágenes nuestros pensamientos, que perdemos ése instante de sosiego.

O cuando engullimos comida robóticamente, perdemos el instante que provoca una sensación al paladar.

O cuando no intuimos ese gesto con el rabillo del ojo, de alguien que nos quiere dar los buenos días. Quizá perdamos, en ése instante, la oportunidad de conocer a alguien interesante.

O esa expresión facial que nos alerta de una situación, no la leemos y metemos la pata. Quizá en ése  instante estaba la clave

O el tono de voz que te pide o te da ayuda… y se nos pasa por alto

O cuando no captamos una caricia, porque hemos perdido la sensibilidad. Nuestros sentidos andan perdidos en nuestra mente. ¿Puede ser que estemos perdiendo instantes de amor?

O cuando no avanzamos porque tenemos un pensamiento único. Con seguridad estamos perdiendo instantes que nos enseñan otros caminos.

O cuando nos recreamos en nuestras miserias. No sabemos reciclar y de golpe estamos tirando a la basura, instantes de bienestar mental.

O cuando estamos tan ausentes, que no nos percatamos de algo esencial: todos formamos parte de un universo, que constantemente nos ofrece instantes sorprendentes. Pero en ocasiones, estamos  tan ciegos, sordos, insensibles a los gestos y gustos que olvidamos disfrutar de una realidad cotidiana sencillamente repleta de instantes grandes, pequeños, fascinantes, chocantes, admirables, asombrosos… Olvidamos que las vidas están hechas de momentos, ocasiones, oportunidades… INSTANTES.

“Somos instantes”

Un saludo

Gina Murillo

 

 

 

 

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

23 de abril, día mundial del libro… Ese amigo silenciosoLa duda…