Gina Murillo

Ser o Parecer

Entrada de blog

Imagen sugerente: no nos engañemos…

Imagen sugerente: no nos engañemos, a menudo las cosas no son lo que parecen…

Después de publicar mi primer libro sobre la comunicación no verbal y de reflexionar sobre la fascinante comunicación entre nosotros, la familia humana, decidí inmiscuirme entre los entresijos de las emociones, protagonistas indiscutibles, de nuestra existencia.

Esas emociones, que juegan un decisivo rol en la percepción de la comunicación, esa comunicación que a veces presenta diferentes rostros; esa comunicación, que en ocasiones, se muestra enigmática, solapada y en otras sincera y franca.

Decidí ahondar entre las extrañas, secretas y en ocasiones inexplicables, emociones, a través, de las miradas cómplices o distantes; entre las sonrisas genuinas o falsas; entre los gestos y las expresiones; y como no, entre los tonos de voz que indican, a los que nos conocen un poquito, cuando tu “hola” es diferente.

Toqué fondo y me topé con los sentimientos, que son ni más ni menos que el resultado de las emociones. Me rocé con esos sentimientos, capaces de discernir, comprender, diferenciar; o al contrario, enmascarar, ocultar, disfrazar, nuestra propia realidad.

Una realidad que en muchas ocasiones, la comunicación no verbal es la encargada de detectar. Soy de la opinión, que la comunicación no verbal, esas palabras silenciosas que suben de volumen, abren una rendija a nuestro interior, dejan al aire emociones, sentimientos y que mediante su propio conocimiento, la observación, la puesta en práctica del sexto sentido… “La intuición”, podemos interpretar, vislumbrar mejor, lo que es, o parece ser.

Yo con éste mi nuevo libro: ¿Esperar qué? Si todo está en ti, he intentado entreabrir un resquicio hacia mi interior, profundizar, analizar los secretos que la comunicación no verbal nos grita a voces, y como no, hacerme reflexiones en voz alta, no carentes de interrogantes. No me preguntes ¿por qué?, pero parece ser que es éste mi signo ortográfico favorito. Bueno quizá sea porque me encanta el reto, la magia de las emociones propias y ajenas.

Me encanta la curiosidad, es ella, la que alerta mi imaginación; la que se encarga de comunicarme que la vida está en constante movimiento. Quizá sea ella, la curiosidad, la que curiosamente revela que cada uno actúa de un modo diferente ante la misma circunstancia. La que me lleva a observar, a pensar, que nadie es raro. Probablemente porque cada uno de nosotros somos únicos.

Quizá, sea ésta otra razón, la que me lleva a obtener como respuestas más interrogantes en este incesante viaje, cuyo destino, la vida, en sus numerosas escalas te avisa de que vivir es un verbo de acción…

Cuando creí que tenía respuestas, hallé en ellas más preguntas…

¿A ti no te pasa también?

Si te apetece leer más sobre emociones y comunicación no verbal, “MI LIBRO ¿ESPERAR QUÉ? SI TODO ESTÁ EN TI, está a la venta en “amazon.es, en amazon.com”

Saludos

Gina Murillo

Leave a Reply

Gina Murillo, el arte de la comunicación no verbal