Gina Murillo

Ser o Parecer

Entrada de blog

Imagen gráfica: mentiras en serie

No nos engañemos, las mentiras, por lo general, se fabrican en serie…

Me encanta escuchar la mentira, cuando ya sé toda la verdad

¿Has conversado con alguien y has tenido la sensación  de que esa persona no está diciendo la verdad? ¿Te está mintiendo?… Puedes pensar: no sé, pero siento que esa persona me está engañando. Hay algo raro en ella…

Desempolvando la memoria de las sensaciones quiero contarte pequeños ejemplos que cada uno de nosotros hemos experimentado a lo largo de la vida laboral, social o familiar.

Cuando un hijo, un amigo, un compañero de trabajo, te cuenta una historia y te percatas, muchas veces, no por sus palabras sin titubeos pero sí por una mirada, una simple mueca o por un insignificante tic, que algo de la historia falla…

O Cuando algún posible cliente entra en tu negocio: lo primero que vemos es una imagen, alto, bajo, guapo, feo; un tono de voz con un BUENOS DÍAS o buenos días; una mirada esquiva o al contrario, ello te provoca una sensación que luego transformamos en actitud y que en ocasiones nos lleva al siguiente pensamiento: CUENTO CONTIGO O CONTIGO TODO ES UN CUENTO…

Pues bien, todo estas dudas nos vienen en muchas ocasiones, por un simple movimiento ocular. No debemos olvidar que “los ojos hablan”, y aunque no hayamos estudiado nada sobre la ciencia del movimiento de los ojos y del contacto visual, lo percibimos de un modo natural claramente.

Cuando pillan a un ladronzuelo robando, ¿qué hace al verse descubierto? Rápidamente mira hacia los lados, buscando la salida. Bueno pues igual pasa con las personas que mienten mucho o que están inventando una respuesta convincente: realizan movimientos laterales con los ojos, los globos oculares se mueven horizontalmente de una lado a otro mientras nos contestan. “están esperando que contestar”

Los estudios demuestran que cuando estamos buscando información en nuestro cerebro que sabemos, que está ahí ( es decir no vamos a inventarla), generalmente no miramos a los lados, sino que miramos hacia arriba. Volvemos los ojos hacia la base de datos que tenemos en el cerebro.

Está comprobado y me reitero, “los ojos hablan”, insisto: utilizar la mirada adecuadamente, facilitará la interpretación del mensaje y con los movimientos oculares sinceros, conseguirás los objetivos propuestos.

“LA MENTIRA PONE EN DUDA MIL VERDADES”

¿Ser o Parecer? Comunicación No Verbal 

Un saludo

Gina Murillo

Foto de la red

 

Leave a Reply

Gina Murillo, el arte de la comunicación no verbal