Gina Murillo

Ser o Parecer

Entrada de blog

Entre pedaleo y pedaleo… Surgió “la amistad”

Fragmento de mi libro: “¿Esperar qué? Si todo está en ti…

Me encontré inesperadamente con mi buena amiga… le llaman “La Amistad”, surgió de la nada,  sin darme cuenta, con espontaneidad, con naturalidad, como si siempre hubiera formado parte de mi vida. Con ella comparto sentimientos, risas, llantos, pasado y futuro, ideas y proyectos… Definitivamente la considero una buena aliada y compañera de camino.

Esa compañera “La Amistad” que te hace sentir bien, lo mires por donde lo mires. Dispuesta a vivir la vida con frescura y optimismo; que te aporta serenidad. Esa compañera que te provoca sensaciones, esas mismas, que hacen la historia de nuestras vidas.

Con la que no te supone un esfuerzo  mostrarte como eres. La que te anima a hacer lo que tú quieres, aunque en ocasiones, resulte difícil saber lo que uno quiere. Esa compañera “La Amistad” que deja la ventana abierta de par en par, para impedir que los obstáculos no dejen respirar al alma.

Esa alma que se apaga lentamente, cuando se convierte en esclava del hábito repitiendo las mismas rutas cada día. La que olvida los colores de la vida y es el gris su favorito. Se apaga lentamente el alma, cuando no le interesa lo que ocurre a su alrededor, no lee, no escucha música… esa alma que no escapa a los consejos sensatos. Se apaga lentamente esa alma que no deje fluir libremente sonrisas, carcajadas, miradas cómplices, gestos cariñosos…

Querida amistad: tengo una filosofía bastante sencilla. Me encanta la gente protagonista de su propia vida; me encanta la gente que alguna vez rema a contracorriente; me encanta la gente que vive la vida a la ligera, que no significa ser superficial; me encanta la gente de mirada directa y sonrisa natural; me encanta la gente que piensa en voz alta, te respeta, no te juzga y te acepta tal y como eres. En definitiva, me encanta la gente que no oculta su alma… y por supuesto me encanta la gente que entiende que los besos y abrazos son la mejor receta para el corazón.

Siempre me pareció que el mayor privilegio de la amistad, es no tener que dar explicaciones.

Dedicado a mis amigos con los que he compartido, comparto y compartiré momentos mágicos, sin disimulo, tapujo o disfraz. Siempre a cara descubierta.

Mi libro: “¿Esperar qué? Si todo está en ti” está a la venta en Amazon.es; Amazon.com

Esperar que

 Saludos

Gina Murillo

Leave a Reply

Gina Murillo, el arte de la comunicación no verbal