El espíritu infantil, un buen compañero de viaje

El espíritu infantil, un buen compañero de viaje

El espíritu infantil es un buen compañero de viaje. El espíritu infantil, libera emociones sinceras.

 Es su compañía, la que nos proporciona sensaciones de bienestar, de alegría, de desenfado, de buen humor.  El espíritu infantil nos permite caminar con más inmunidad ante los convencionalismos. Convertir el espíritu infantil en fiel compañero de los vaivenes de la vida, es un gran desahogo para el alma, un deleite, un placer para la mente.

El espíritu infantil deja al aire la espontaneidad de las emociones. Nos recuerda que la vida es mucho más simple de lo que a veces imaginamos, ideamos y cuando lo ignoramos, en ocasiones, la decepción cubre el rostro, y aparta del trayecto la sonrisa espontanea, la mirada franca, el tono de voz vibrante, la expresión relajada de la cara, en definitiva aparta del trayecto la paz interior y convierte el entusiasmo en pesimismo. El espíritu infantil nos recuerda que contagiar alegría, buen humor, luz, vitalidad… Atrae energía positiva.

Esa energía positiva con la que andamos con más seguridad, que nos hace sentir impetuosos, fuertes, potentes, esa energía positiva que el espíritu infantil nos proporciona y nos provoca instantes de felicidad. Esos instantes de felicidad que nos hacen ver el lado bueno, optimista, agradable, placentero de las personas, situaciones, actitudes del mundo que nos rodea.

Esos instantes desenfadados que nos provoca el espíritu infantil consiguiendo aligerar nuestra mente, abriendo canales a la creatividad y a la imaginación que por su falta de uso ignorábamos su existencia. Esos instantes de atrevimiento, de libertad, de recreo que nos provoca satisfacción, consiguiendo un alma pletórica. Cuando estamos inmersos en estos instantes no tenemos tiempo para la amargura, para la ira para las emociones negativas.

El espíritu infantil  nos hace restablecer la buena sintonía con la vida. Es una bocanada de aire fresco, es ver un hilillo de luz en la vela de la esperanza, que en ocasiones, se cansa de alumbrar un horizonte.

El espíritu infantil, es fuente inagotable de buen humor, es él el que da libertad a los sentidos, el que nos hace descubrir los beneficios de liberarnos de prejuicios,  por lo que cuando lo convertimos en fiel compañero no nos resignamos a perderlo, lo queremos despertar con más asiduidad, lo queremos convertir en un hábito más de nuestra vida. Bueno al menos es mi modo de pensar.

En fin querido amigo te deseo que desempolves el sabio espíritu infantil y lo conviertas en el copiloto de ese viaje con un destino incierto y apasionante, común a la familia humana, que es la vida.

¿Esperar qué? Si todo está en ti

Un saludo

Gina Murillo

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Gina Murillo, el arte de la comunicación no verbal

Edición tapa blanda EUR 9,83
Edición Kindle $2.99
 

¿Esperar qué? Si todo está en ti: Comunicación no verbal. Emociones [Tapa blanda]

Gina Murillio Benedicto (Autor)

 

Reseña del editor

Yo con éste, mi nuevo libro: ¿Esperar qué? Si todo está en ti, he intentado entreabrir un resquicio hacia mi interior, profundizar, analizar, los secretos que la comunicación no verbal nos grita a voces, y como no, hacerme reflexiones en voz alta, no carentes de interrogantes. No me preguntes ¿por qué?, pero parece ser que es éste, mi signo ortográfico favorito. Bueno, quizá sea porque me encanta el reto, la magia de las emociones propias y ajenas. Me encanta la curiosidad, es ella, la que alerta mi imaginación; la que se encarga de comunicarme que la vida está en constante movimiento. Quizá sea ella, la curiosidad, la que curiosamente revela que cada uno actúa de un modo diferente ante la misma circunstancia. La que
me lleva a observar, a pensar, que nadie es raro. Probablemente porque cada uno de nosotros somos únicos. Quizá, sea ésta otra razón, la que me lleve a obtener como respuestas, más interrogantes en este incesante viaje, cuyo destino, la vida, en sus numerosas escalas, te avisa de que vivir es un verbo de acción. Asimismo, te comunica que tu relación, tu fuerza, en definitiva, tu existencia, hay que vivirla y no sólo imaginarla. Esas mismas escalas, son las que te enseñan, que la alegría es una buena compañera y que es su compañía, la que te proporciona sensaciones de bienestar, de paz, de sosiego, de armonía. Esas paradas, te recuerdan que tu vida no depende de si alguien viene o se va; te recuerdan que el único protagonista de tu vida eres tú. Te recuerdan que tomar el riesgo de ser tú mismo es apasionante. Te recuerdan que el desafío de la reinvención proporciona un subidón de adrenalina que te hace vibrar. Te recuerdan al fin, que tú eres el único propietario de esa llave mágica, capaz de abrir todas las estancias de tu existencia, y que por nada del mundo puedes dejarla escapar. Esas señales, esas voces que se desgañitan avisándote –avisándome– de que todos los trayectos de tu vida tienen un gran interés, pero que algunas veces mi sordera interior, no me permite escucharlas y los paso por alto. Sin embargo, otras, resuenan como un eco en mi interior, evocando a mi poder de decisión: elijo vivir por y no por casualidad. Elijo hacer cambios en lugar de tener excusas. Elijo estar alegre y no amargado. Elijo autoestima y no victimismo. Ese viaje a través del aprendizaje, en el que guardar el equilibrio, ayuda a soportar sin sobresaltos los contratiempos y enigmas cotidianos, en el que las respuestas, presumiblemente, caen a cuentagotas. En ocasiones, ese dosificador te hace recapitular e invocar a la paciencia. Una lección que tenemos que aprender desde el inicio de nuestros días… Practicar la paciencia cuesta lo suyo. Ese goteo lento de respuestas que te indican que, aunque digamos que estamos motivados para hacer un cambio, ello no significa que el cambio se produzca inevitablemente. Tenemos que encomendarnos a la infalible, costosa e ignorada… Perseverancia. Cuando creí que tenía respuestas, hallé en ellas más preguntas… ¿A ti no te pasa también? ¿Esperar qué? Si todo está en ti.

Biografía del autor

Nacida en Valencia, España. Universidad de Valencia. Dedicada al mundo de la moda , la imagen y venta en una cadena de boutiques. Actualmente, impartiendo cursos dedicados al estudio de la comunicación personal, como método para lograr un mayor conocimiento y desarrollo en el ámbito personal, social y professional. Gina Murillo 2014


 

La creatividad y la imaginación12 Pasos para superar la dichosa la timidez